Archive for 27 noviembre 2008

Two short stories. Juan Avilés (4º ESO-A)

27 noviembre, 2008

A LIAR OR A PERSON WHO

DOESN’T BELIEVE THE TRUTH?


Who is worse: the liar or the person who doesn’t believe the truth? Enjoy these short stories and answer the question by yourself.

 

  1. The liar

girl-2

-My bag! Someone’s stolen my little flowery bag! Help, help!

-What’s the matter Jane?

-My bag is not here. I left my bag lying on the table and now it has disappeared!

-Take it easy Jane. Maybe you took it and you left it on another table.

-No, Tom. I’m sure I left it on my desk. My wallet was inside and there was five hundred pounds in it.

-But nobody knew you had that amount of money in your bag.

-I know, but everybody knows that I’m supposed to be paying my rent this evening.

-As far as I’m aware only Margaret , Sarah and I know that. We are your friends. We would never…

-Steal my money. I know, but there aren’t any suspects. I’m going to call the police.

-You don’t think I stole your money, do you?

-I don’t know what to think. First I’ll ask Margaret and Sarah. See you later, Tom.

 

-Hello, Jane. How are things?

-Not good. Someone’s stolen my bag.

-The flowery one? You had your money for rent inside!

-True. Er..Have you heard or seen anything weird about Tom?

-He seemed nervous in the morning. He was sweating a lot . I asked him about his girlfriend and he didn’t answer.

-And anything weird about Sarah?

-She suddenly left her office and ran downstairs. She said nothing before.

-And you? What were you doing this morning?

-I was typing some documents while Mary was smoking a cigarette in my face. It was so obnoxious! I was about to lose my cool.

-Thank you, Margaret.

 

girl-3-Hi, Sarah! What’s going on?

-Tom told me you had lost your money for rent. I’m very sorry.

-Can I help you?

-I just want to know what you were doing this morning.

-I received a telephone call from my auntie. She’s sick.

-And did you run downstairs when you received that telephone call?

-No, I didn’t. I waited until our break time to go to the hospital.

-Margaret says that you ran downstairs all of a sudden.

-That’s a lie!

-Okay, what do you know about Tom? Did you notice anything weird?

-No, I didn’t. He was as normal as usual. Did she tell you anything about him?

-She says that he seemed very nervous.

-Another lie!

-I’m not sure that she’s lying nor that you’re telling me the truth.

 

-Tom, I don’t know who is the liar, I don’t even know if any of you have stolen my bag.

-The only one thing I can tell you is that Margaret owes a lot of money. Know what? Last Monday Margaret phoned a banker. I heard something about selling her house. The following day she was very sad and now she’s living at her mother’s house.

-So…Do you really think that she is the liar?

-Ask her again and if it’s so, please, forgive her.

 

-Margaret…Now I know that you stole my money and why you did it. girl-11

What makes me angry the most are your lies. If you give my bag back I’ll forgive you.

-I’m so sorry…It was an accident.

-It wasn’t an accident. Accidents are not premeditated.

-Here you are, and thank you for being my friend. Bye.

-Noooo! Margaret…

 

-Sarah! Magaret has killed herself!

-Why?

-She admitted having stolen my money and she gave my bag back but she didn’t have to kill herself.

-Don’t take it to heart. Anyway she should have been able to face her problems. You are not guilty.

2-The person who doesn’t believe the truth

boy-Mum has told me to get my room cleaned.

-I don’t care. Don’t give me any hassle. I’m listening to music.

-She told you to help me.

-Aren’t you able to do it yourself? I’m fed up with cleaning your room.

-But mum said…

-Shut up! I don’t care what she said. Now clean your room once and for all.

 

-Hey, Danny! Have you finished cleaning your room?

-Yes, I have. And you haven’t helped me.

-Never mind. Are you going to tell her?

-No, I don’t want you to be punished though you didn’t help me.

-After all you’re a good boy. But I’m not a good girl. Is this mum’s favourite vase? Oops! You’ve broken it. You’re a bad boy. I’m going to tell mum.

-That’s not fair! Oh, no! Mum will get angry with me.

 

-Mum, Danny’s broken your vase. But it’s been an accident.

-What! Has he broken my red vase?

-Well, he was playing football along the corridor when I heard a noise. I stopped studying and went out of my room, next I saw it on the floor. It was in pieces.

Danny!

 

-Liza has told me you’ve just broken my red vase.

-That’s a lie! She broke it for you to punish me!

-What do you mean, I broke it? That doesn’t make sense. I was studying.

-No, you weren’t studying. You were listening to music. Then you came in my room and…

-Stop it! Danny, go upstairs, to your room!

 

-Why were you playing football along the corridor?Brinkley Divorce

-I wasn’t playing football. I was cleaning my room.

-That’s not what your sister says.

-She’s lying. She didn’t help me, instead of helping me she was listening to music.

-Sorry, Danny but I don’t think she’s lying.

-Believe me, please.

-Okay, but I need to check something. I’m going to set a trap for Liza.

 

-Liza, did you help your brother to clean his room?

-Yes, of course mum.

-I think it’s strange. His socks are not as usual, they’re still on the floor. Also you’ve messed his desk up.

-Oh, I must have forgotten about it.

-I don’t think you forgot it. You’d never forget about something you do every day. I’d rather say that you didn’t help him. Am I wrong?

-Well, it’s true. I didn’t help him. Anyway that doesn’t mean…

-Doesn’t mean what? Maybe it doesn’t mean you dropped my vase, does it?

-No! I haven’t dropped any vase.

-Neither did your brother. So the vase fell down itself.

-Mum, I saw how Danny hit it. I’m not able to accuse my brother breaking the vase if it’s a lie.

 

-I can’t believe she’s lying so Danny must be lying. He will be punished.

 

-Don’t leave this room unless I order you to do it. Danny you’ve lied to me and you have accused your sister. (Danny stays at his bedroom. He looks very angry. A few hours later his mum comes in his bedroom very nervous).

-Where’s your ball?

-I lost it last Tuesday. I was playing football outside when my friend Josh kicked it and hit an old man. The old man got very angry and punctured it. Now I have no ball.

-Then you couldn’t have hit my vase so Liza is the liar.

-Yes, mum she broke your vase.

 

nasty-girl1-Liza, your brother is punished. Don’t talk to him.

-All right. How long will  he be punished ?

-I don’t know. Maybe you can help me to decide.

-Me? Why?

-Because you know far more about what happened than me.

-You know that you shouldn’t have dropped that vase and still worse, you know that you shouldn’t have accused him hitting my vase.

-I’m sorry.

-I didn’t realise you were capable of doing those kinds of things.


3.Conclusion

The liar and the person who doesn’t believe the truth can hurt the same sometimes. The lie is always uncovered so we are foolish if we tell lies. I think we should be truthful so that people trust in us. Truth and confidence are very positive.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jornadas Emprendejoven

27 noviembre, 2008

emprendedoresEmprendejoven es un programa promovido por la Consejería de Innovación y Ciencia a través de la fundación Red Andalucía Emprende y la consejería de Educación. Su objetivo principal es despertar el espítritu emprendedor de los estudiantes, de manera que puedan plasmar sus ideas en forma de proyectos empresariales.

Su página web principal es http://www.emprendedores.com.

Tras una pequeña charla de sensibilización, basta rellenar un test para participar y optar a una selección posterior, en la que los elegidos formarán parte de la “Experiencia Emprendedora”, una estancia formativa de tres días en el Centro de Apoyo al Desarrollo Empresarial (CADE) en la capital de otra provincia diferente (posiblemente Granada) a la de participación. Durante esta estancia, los jóvenes desarrollan talleres formativos y actividades lúdicas en torno al mundo de la empresa, en los que aprenden a materializar sus ideas y convertirlas en planes de negocio reales, asesorados en todo momento por técnico/as especializados/as de la Red Andalucía Emprende.

El programa Emprendejoven consta, además, de dos concursos, uno de Ideas de Negocios, para los estudiantes jovenesandaluces de ciclo medio o superior de secundaria, mediante el cual y a través de la página web del programa emprendejoven aportan sus iniciativas empresariales, y otro de Planes de Empresa, sólo para los alumnos seleccionados para participar en la “Experiencia Emprendedora” a través del cual elaboran, por grupos, planes de empresa de sus propios proyectos.

Para el primer concurso (Ideas de Negocios) hay tres premios por provincia de un ordenador portátil y para el segundo concurso (Planes de Empresas), el premio es doble: un ordenador portátil y un viaje científico-cultural por tierras asturianas para el ganador de cada provincia.

Alejandro Pérez Matías.

1º Integración Social

Artículo: Roberto Saviano

26 noviembre, 2008

SAVIANO

roberto_saviano3Hace pocas fechas, en la Semana de Cine Europeo de Sevilla, para la presentación de una película de la que él mismo es guionista, Roberto Saviano fue escoltado hasta el estrado donde se realizaba dicho acto por cuatro policías – guardaespaldas. Nadie sabe donde se alojaría esa noche ni se conoce su domicilio actual.

Saviano está condenado a muerte por la Camorra napolitana a causa de escribir un libro (él dice “por tener lectores”) de gran éxito: “Gomorra”.

¿Qué puede molestar tanto al crimen organizado de un simple libro? A nuestro juicio tres causas de importancia creciente:

1. La denuncia de la situación de una ciudad, Nápoles y su comarca, donde el paro ronda el 20%, la economía sumergida afecta al 50% de las actividades y existe el mayor índice de muertes violentas de Europa. Todo ello auspiciado por los distintos clanes camorristas que centran su actividad en todo tipo de tráficos ilegales que proporcionan grandes márgenes de beneficios.

2. Por poner nombres y apellidos a los cabecillas de estas organizaciones delictivas y denunciar sus conexiones políticas (“la mafia es un estado dentro del Estado y entre ambos entes hay relaciones que quieren ser invisibles”). También explica las formas de operar de las mafias propias de un capitalismo salvaje donde toda competencia es eliminada.

3. Desmitifica a la vieja mafia. La regla sacra de la “honorable sociedad” es: “somos la mafia y no existimos”. Esta regla admite una sola excepción, la mitificación de sus componentes (M. Brandon – Vitto Corleone) sostenidos por “profundos principios y antiguos códigos de conducta” como el no traficar con drogas, no hacer daño a inocentes, recurrir en raras ocasiones a la violencia, etc.

creative-camorra-godfather

Saviano ataca esta ingenua interpretación y presenta a la organización como es; una empresa sin competencia, con una deleznable connivencia estatal demostrada (15 parlamentarios italianos están condenados por asociación mafiosa) que ahoga en sangre cualquier oposición interna o externa.

Recientemente, Lirio Abbate autor de “Cómplices: De Corleone al Parlamento”, donde denuncia una vez más la conexión política – mafia (no olvidemos el vergonzoso caso de G. Andreotti o de M. Dell`Utri, íntimo amigo de Berlusconi) también sufrió un intento de asesinato y en la actualidad vive en condiciones similares a las de Saviano.

napoles1Los dos libros citados cometen el mismo pecado, descubren la organización y sus formas de actuación y además lo hacen de una forma casi periodística, se limitan a describir, no imponen valoraciones personales; sólo son culpables de describir la realidad.

Sirvan estas modestas letras para saludar la valentía de estos autores y para denunciar la situación que les condena a vivir en la peor esclavitud posible, la del miedo y la falta de libertad.

Dpto. de FOL

Virginia, Mariola y David

Violencia de Género

24 noviembre, 2008

“LA VIOLENCIA DE GÉNERO” 

Los niños y niñas aprenden lo que viven. A veces, muchas personas adultas dicen como deberían comportarse niños y adolescentes, pero no dan ejemplo. Si queremos que aprendan a ser respetuosos y tolerantes con otros u otras ciudadan@s debemos enseñar de forma natural con nuestro propio ejemplo ante las situaciones. Porque lo fácil es llevarse bien con personas que piensa de igual modo que nosotr@s (pensamientos políticos, religiosos, etc), pero cuando pensamos de forma diferente actuamos con prejuicios. Hay que escuchar con atención a las otras personas, sin interrumpirles y se expresen con atención, ponerse en el lugar del otro para comprender sus emociones y necesidades. Estar siempre abiertos al diálogo y buscar puntos o aspectos en común. Todos somos importantes y cada uno ve la vida o los problemas desde su punto de vista. Conócete a tí mismo/a y después podrás comprender a los demás, respetando sus ideas, creencias, nivel económico o intelectual, porque nadie es perfecto y todos podemos fallar en algo, tenemos defectos y virtudes.

Papás y MamásEn el video sobre “PAPAS Y MAMAS” de 3 minutos podemos ver un claro ejemplo de que los maltratadores no nacen así, porque son producto de una mala educación, son el resultado del ejemplo que vivieron desde pequeños, son pequeños dictadores que no recibieron unas normas de referencia o convivencia por parte de la familia o tutores. Al carecer de puntos de referencia, se produce ansiedad e inseguridad y los maltratadores son egocéntricos, ya que piensan que son el centro del mundo y que todos los demás son sus esclavos para satisfacer todos sus deseos. No conocen la palabra “no” y son unos o unas consentid@s, entonces habrá situaciones en sus vidas en las cuales no conseguirán lo que quieren y se sentirán frustados. Mostrando esa frustación en forma de impaciencia y agresividad e incluso pueden llegar a ser unos inadaptados sociales. Hay que ayudar a las personas con amor y hacer lo mejor para ellos o ellas explicandole y enseñandoles a ser pacientes.

Desde nuestra familia, ya sean pocas personas la que la componen o muchas, comenzamos nuestro aprendizaje en sociedad y a relacionarnos con seres de diferente sexo. Todos tenemos derecho a las mismas oportunidades y al mismo trato de respeto, aunque nuestro aspecto exterior sea diferente: sexo, vestimenta, edad, creencias, etc…

En resumen, todos y todas tenemos más cosas en común de lo que pensamos. Dependemos los unos de los otr@s más de lo que imaginamos: todos somos como una ceĺula de un cuerpo que necesita de la otra parte para vivir. Todos tenemos nuestra función: la cabeza necesita del cuerpo, de las manos de los pies. Todo está unido y relacionado entre sí, ya que cada una parte es necesaria para la otra.

Manuel Luis Pérez Serralbo
Alumno del Ciclo Formativo de Grado Superior de Educación Infantil a Distancia.

Violencia de Género e Hij@s

24 noviembre, 2008

INFLUENCIA DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO EN LOS HIJ@S

El maltrato ( físico y/o verbal) a la mujer es un fenómeno que se ha dado y se da en todas las culturas. Sin embargo, sigue siendo un fenómeno invisible y, sobre todo, minimizado.  La violencia de género es producto de la desigualdad profunda, mantenida y reforzada a través de los siglos entre hombres y mujeres, lo que da lugar a una estructura social basada en el sexismo, en el poder otorgado al hombre y en la desvalorización y sumisión de la mujer.

El proceso de socialización a través del cual las personas asumen reglas y normas de comportamiento, se produce fundamentalmente en dos ámbitos: la familia y la escuela. Desde la escuela, se asume la responsabilidad de que se debe educar, y no solo instruir, llevando a cabo una Educación en Valores que dé respuesta a los problemas sociales más acuciantes, como el de la violencia de género.

Hay que dar a conocer el fenómeno de violencia contra la mujer, haciendo hincapié en el maltrato ejercido por el hombre. Antes de pasar a la influencia de la violencia de género en l@s hij@s, quiero hacer hincapié en:

  • La violencia de género se da en todas las capas sociales y económicas, la diferencia está en el tipo de violencia y en las salidas a esta situación: las mujeres que pertenecen a capas sociales medias y altas no suelen denunciarlo para no hacerlo público, lo que afectaría de forma negativa a su estatus social.
  • No pensemos que los maltratadores solo son los que tienen problemas con las drogas o el alcohol.
  • Nadie tiene derecho a PEGAR, INSULTAR O AMENAZAR a otra persona, sea cual sea la excusa que se ponga para ello.

Debe ser muy difícil estar en el lugar de la víctima. ¿Por qué calla, lo oculta,disculpa al agresor, lo perdona y, además, se siente culpable de la situación?. La mujer que sigue con la situación de tolerancia, callando, evadiendo el maltrato, lo único que logrará es poner en RIESGO su integridad física y psíquica y la de l@s hij@s. Si sigue ocultando la realidad, mañana puede ser demasiado tarde.

img_2579-01

Una de las razones por las que la mujer sigue viviendo con el maltratador es, porque creee que si lo abandona sus hij@s sufrirán económica y emocionalmente. Pero, el ser testigos de violencia doméstica  tiene consecuencias más graves para el bienestar emocional y la personalidad de l@s hij@s, pues es probable que reproduzcan  esta situación cuando establezcan relaciones de pareja en la edad adulta, pues aprenden que la violencia es un medio para solucionar conflictos. Sin embargo, no todos los hombres que maltratan a su pareja han sido testigos  de violencia de género o han sido maltratados, ni tampoco todos los que han sido testigos de este tipo de violencia o maltratados son maltratadores.

Ante situaciones de violencia de género, lo mejor para el menor es alejarlo de ellas. Pues, la violencia se aprende, sobre todo, observando modelos significativos ( padres, hermanos…). El niño aprende a agredir y lo ve como una forma de defender sus derechos o solucionar conflictos. Otro efecto, es que adultos y adolescentes testigos de violencia, pueden llegar a justificar el maltrato de la madre, perpetuando así la violencia de género: culpar a la víctima-justificar al agresor.

Los efectos de la violencia en adolescentes, testigos u objeto de violencia doméstica pueden ser: refugiarse en las drogas y el alcohol, actividades delictivas, huidas del hogar, problemas de relación con su grupo de edad…  aunque no son conductas exclusivas de ésta. Tenemos que concienciarnos de que los abusos físicos y psicológicos afectan a la calidad de vida de las personas y, que además son un delito tipificado en el còdigo penal.

Es importante tocar este tema, pues es un tema real que pasa más de lo que imaginamos.

Por último, decirles a las mujeres: NUNCA ES TARDE, SIEMPRE SE ESTÁ A TIEMPO DE DECIR BASTA.

María del Carmen Blanco García
Alumna del Ciclo Formativo de Grado Superio de Educación Infantil a distancia.

Relato: "Extraviado". Javier Carrasco

17 noviembre, 2008

 

subway1 Eran las 6:30 de una fría mañana de febrero y Sam Davo, fiel a su rutina diaria, estaba acomodado en un asiento del Metro esperando abandonar la estación de un momento a otro. Sin apenas advertirlo el tren se había puesto en marcha. Estaba aturdido. Ni siquiera recordaba lo que le había ocurrido desde el instante en que había sonado su radio despertador a ritmo de un conocido rock’n’roll .

 

Como otras tantas noches no había dormido el tiempo suficiente que su cerebro necesitaba para afrontar una nueva jornada agotadora. Sam es de los que se inventan las excusas más peregrinas para retrasar la hora de irse a la cama. No sabe si lo hace porque cree que la madrugada le aporta los momentos más gratificadores de su existencia, o tal vez como un simple mecanismo de defensa, instinto de conservación, ante el sueño, el aliado perfecto de la muerte.

 

Todavía no terminaba de acostumbrarse a los detestables madrugones a los que se veía obligado desde que había subway8conseguido el puesto en la agencia publicitaria para la que trabajaba. Echaba mucho de menos aquellos tiempos anárquicos en los que ejercía de fotógrafo independiente y él era su propio jefe. Tenía entonces mucho menos dinero, pero se pegaba la vida padre. No le faltaba nada de lo que un hombre de su edad pudiera requerir. Pensaba que la felicidad es una especie de utopía transitoria a la que todos aspiramos pero que sólo unos pocos alcanzan y de manera fugaz.

 

Sin motivo aparente se había puesto a meditar acerca de lo rara que le resultaba la realidad en ese lapso de tiempo que va desde que se levanta –la mayor de las veces mareado y con mal cuerpo –hasta que se toma el café del desayuno. Es como si el espacio-tiempo se distorsionara, en una sensación similar a la producida por la ingesta de sustancias tóxicas, en la que los sentidos envían al cerebro información tergiversada, más cercana al mundo del sueño que al de la vigilia. Este estado también afecta a la cámara fotográfica más sofisticada jamás creada, el ojo humano. Y a Sam, como fotógrafo artístico-profesional, le encantaba dejarse engañar por esos pequeños y complejos órganos, capaces de interpretar la realidad de infinitas formas, para luego inmortalizar esas percepciones con su cámara digital.

 

Pero lo que le fascinaba a Sam no era tanto la fotografía en sí como arte o técnica. Eran otros los motivos que le subway10habían llevado a elegir esta profesión. Desde que era niño se había dado cuenta de que no todos vemos o percibimos las cosas de la misma manera, sino que más bien tendemos a ver lo que ya de antemano estamos predispuestos a ver, dejándonos arrastrar por los prejuicios o por los intereses particulares. Por ejemplo, si colocamos a un niño de corta edad y a un adulto delante de un árbol de navidad cada uno de ellos tendrá una percepción muy distinta de ese mismo objeto. Unos vaqueros expuestos en un escaparate no son vistos igual por un ejecutivo que por un ciudadano de un país tercermundista. Además Sam sabía –lo había experimentado una y otra vez –que factores tan dispares como la tonalidad de la luz, el índice de humedad, cambios de la temperatura o la influencia de campos magnéticos pueden repercutir de forma notoria sobre la percepción del ojo, haciéndonos ver cosas imposibles o inimaginables. Siempre le había inquietado una pregunta ¿Puede el ojo humano captar todo lo que existe en el universo? Podemos ver el fuego, que es una radiación calorífica, aunque existen otras muchas ondas y partículas que no vemos y sabemos que están ahí.

 

Así que Sam acostumbraba a dejarse engatusar por esos “engaños ópticos” –como gustaba llamarlos –que tan a menudo se dejan ver a esas horas prohibidas de la madrugada, a caballo entre el sueño y la vigilia. Disfrutaba captando luces y rostros reflejados en las ventanillas del tren, figuras humanas borrosas por el efecto de la velocidad, claridad al final del túnel, chispazos eléctricos en los dispositivos de alimentación, rostros con rasgos distorsionados, retratos de personajes underground. La lista de temas o motivos era ilimitada. Y Sam aseguraba a sus amigos que las fotografías más notables y que mayores beneficios le habían aportado habían sido tomadas en ese peculiar mundo subterráneo que a diario debía visitar.

 

Acababa de cruzarse otro tren en sentido opuesto y Sam había tomado varias instantáneas de lo que él passing-train1denomina “el loco trasiego imparable de la vida”. Las ventanillas del otro tren se sucedían ante sus ojos a gran velocidad, ofreciendo una visión fragmentada y trepidante de cuanto ocurría en su interior. Algunos aseguran que algo similar sucede cuando morimos. Vemos transcurrir los momentos claves de nuestra existencia como si fueran los fotogramas de una película, la película de nuestra vida.

 

La luz del vagón venía y se iba a ritmo de traqueteo ferroviario y el tren aminoraba la marcha anunciando su inminente llegada a la estación donde Sam debía apearse. Ya que disponía de algunos minutos antes de “fichar”, había decidido acercarse a la máquina expendedora de chucherías a por unas chocolatinas. No tenía mucho apetito. Llevaba días con el estómago delicado. No era de extrañar. Su trabajo y obligaciones le impedían ir a un restaurante decente durante la semana –privilegio que sólo se permitía los fines de semana que disponía de tiempo libre y de compañía –por lo que no le quedaba más remedio que recurrir a la triste e insalubre comida rápida. El resultado, un cuerpo fofo que comenzaba a deformarse y un estómago al borde del colapso. No había probado un rico guisado desde la desaparición de su madre.

 

Miró el reloj y todavía tenía siete minutos para salir al exterior, respirar el emponzoñado aire de la ciudad, cruzar la calle y dirigirse al edificio donde están sus oficinas. Por primera vez en mucho tiempo había llegado antes de la hora, lo habitual en él es tener que salir disparado por la escalera mecánica, apurando los segundos para no llegar tarde y tener que oír los comentarios sarcásticos de su jefa, “esa bruja que nunca duerme ni se va de juerga” –en palabras de Sam –pero aquel día no iba a proporcionarle ese placer.

 

Resultaba curioso. A pesar de que su despertador siempre suena a la misma hora y nunca pierde su tren, el paso del tiempo parece que varía de un día para otro, como si esa dimensión se estirase o encogiese según su antojo. Él lo considera otro efecto de la distorsión espacio-temporal percibida por el cerebro aún medio aletargado.

 

“¿Qué raro? –se preguntaba –¿Qué le ha ocurrido hoy a la marea gris de zombies y autómatas que medio subway10en volandas me suele transportar hasta las escaleras mecánicas?.” Halló la respuesta al doblar la esquina del último pasadizo que conduce hasta aquéllas. Habían colocado una barrera cortando el acceso sobre la que podía verse una señal indicando “obras”.

 

“¡Maldita sea! –exclamó con justo enfado –Esto me va a obligar a darme un paseíto extra”. Ahora tendría que tomar la salida del andén opuesto. Sam también se lamentaba por su odiosa costumbre de no leer los avisos que la Compañía del Metro coloca con cierta antelación avisando de cambios de horarios o de obras. Su innato despiste se lo impedía. Pudieron oírse los improperios que lanzó al descubrir que esa salida también había sido clausurada por las mismas razones.

 

Esto es inadmisible –pensaba en voz alta –Que no me cruce con ningún empleado del Metro porque lo estrangulo”. Recordó la salida que hay dos manzanas más allá de la oficina. En cuestión de segundos se le estaba complicando la situación. La hora se le echaba encima y ahora sí que iba a llegar tarde. Estaba tan enfadado que temía no poder controlarse ante la suerte de impertinencias que le soltaría su jefa…”Hoy la mando al cuerno”.

subway-21 Sam entró en estado de shock cuando llegó a la tercera salida y la encontró con las luces apagadas y las persianas de seguridad bajadas. Toda una retahíla de expresiones malsonantes salía de su boca como si de sapos y serpientes se tratara. ¿Qué broma pesada era ésta?. ¿Quién demonios se estaba burlando de él, la compañía del Metro, el ayuntamiento…?. Los escasos transeúntes lo miraban al gesticular con total indiferencia –cómo no –ya pueden ver que te estén matando que nadie moverá un dedo por prestarte auxilio. Así están las cosas. El concepto de solidaridad entre congéneres ha sido definitivamente borrado del mapa.

 

No le quedaba otra opción a Sam más que volver a subirse en un tren y bajarse en la estación más próxima, a más de dos kilómetros de distancia. ¡Santo Dios!, Ese día debía haberse levantado con el pie izquierdo. Todo estaba saliendo de maravilla. Al salir del vagón tuvo la impresión de encontrarse rodeado de los tipos más raros que jamás había visto en su vida. Mejor dicho, parecía que allí era él el que desentonaba. Algunos lo miraban de reojo con cara de pocos amigos. Otros tenían aspecto siniestro. Había algo en las muecas de aquellos rostros desfigurados que le inquietaba. Llegó incluso a sentir miedo. No era la primera vez ni la última que atracaban a viajeros respetables como él a plena luz del día, valga la expresión, pues en esta maraña de túneles y pasadizos siempre reina la noche. Normal es entonces que aquí encuentren refugio sus criaturas.

 

El trayecto, que debía ser corto, se le hizo eterno, saturado como estaba por esa atmósfera agobiante, de pesadilla. Ya en el andén buscaba aquí y allá los indicadores de salida con cierta desesperación. Intentó ponerse en contacto con su jefa mediante el móvil pero no tenía cobertura –a saber a cuántos metros bajo tierra se hallaba.

 

Se quedó poco menos que lívido cuando se repitió la escena de encontrarse el acceso de salida totalmente subway4cerrado, como ocurre en algunas líneas periféricas durante la madrugada y los días festivos. Instintivamente miró el reloj y comprobó que eran las nueve menos cuarto de un martes del mes de febrero. No podía creerse lo que le estaba ocurriendo. Se quedó petrificado, bloqueado, durante un lapso indeterminado de tiempo. Una vez que reaccionó se dirigió a los transeúntes para preguntarles por qué estaban todas las salidas bloqueadas, que qué demonios estaba pasando allá afuera en la superficie, que si había caído una bomba atómica, algún meteoro gigantesco o si había ocurrido cualquier otra catástrofe de esa índole. La gente lo ignoraba, no se detenían para responderle. Cada uno seguía su camino en aquel desfile delirante de autómatas. Parecía de locos. Sam fue de estación en estación y en ninguna halló la forma de abandonar el Metro. Y lo peor de todo, nadie sabía explicar lo que sucedía.

 

subway7Tras deambular sin rumbo fijo por un número indeterminado de estaciones terminó por cruzarse con un policía del Metro. Se plantó frente a él, encarándose, y le preguntó airado porqué estaban todos los accesos al exterior cerrados, que llevaba horas de un lado para otro y no hallaba forma de salir de esa pesadilla. El policía lo miró, indiferente, como si se tratara de otro pirado más de los tantos que frecuentan el lugar. Sam notaba como su cara aumentaba de temperatura y sin pensárselo dos veces agarró al policía por el cuello de la guerrera y empezó a zarandearlo, pero aquél pronto se deshizo de él, como quien evita a un demente, y prosiguió su camino sin inmutarse.

 

subway5 Entonces la mente de Sam empezó a flaquear. “¡Dios mío!, ¿Habré perdido el juicio? –se decía para sí. Hacía mucho tiempo que no tomaba drogas y en los últimos años sólo consumía alcohol de modo ocasional. Pero si la razón de aquel absurdo era que se había vuelto loco ¿Cómo no se había dado cuenta hasta ahora?. Cierto era que no sólo el policía lo había mirado con extrañeza. Había leído en algún sitio que el cerebro humano es impredecible, que hoy funciona bien y que en cuestión de segundos, cualquier alteración química que se produzca en su interior puede acabar con la mente más poderosa. Deseó ver a un siquiatra lo antes posible –o tal vez un sicólogo –así que comenzó a gritar a la multitud de viajeros demandando la asistencia de alguno que pudiera encontrase allí. Gritó hasta desgañitarse y de nuevo nadie se interesaba por él. Notó como se derrumbaba, su sistema nervioso se hacía añicos y el único remedio que le quedaba era llorar desconsoladamente, como hace el niño extraviado que ha perdido de vista a sus padres.

 

subway61Cuando se despertó se encontró tumbado en un banco y con una fuerte jaqueca. Se incorporó y observó que estaba solo, debía ser ya de noche en el mundo exterior. A los pocos minutos cayó en la cuenta de que su maletín había desaparecido. Algún malintencionado se lo había robado al quedarse dormido. No le importó demasiado, ahora tenía motivos más serios por los que preocuparse. Empezó a sentir hambre, a saber las horas que llevaba sin probar bocado, pero ¿dónde encontraría comida?. Miró a un lado y al otro. Distinguió en la lejanía una máquina expendedora de golosinas. Al echar mano a su cartera percibió que también había desaparecido. Entonces, sin pensárselo mucho cogió un extintor y lo lanzó contra la máquina. El menú estaba servido. Fue cuando advirtió la presencia de un policía en el extremo opuesto de aquella parada del metro. El policía lo observaba estupefacto, como si hubiese visto a un aparecido. Sam se extrañó de que no viniera hacía él hecho un energúmeno revolver en mano para detenerlo. Simplemente se dio la media vuelta y echó a correr en dirección opuesta. “Seguro que se trata de un novato y se ha llevado un susto de muerte” –se le ocurrió.

 

Mientras mordisqueaba una chocolatina contempló como las ratas, las que habían de convertirse en sus nuevas compañeras y feroces competidoras, correteaban a sus anchas por las vías ahora desiertas, y que en asombrosa multitud salían de los oscuros túneles como si hubiesen sido vomitadas del mismísimo infierno. Eran parte integrante del hábitat del submundo, aunque no sus únicos pobladores.

 

Cierto día, o quizá noche, Sam, cansado de vagar sin rumbo vino a dar con sus huesos en una vieja estación del subway-3extrarradio. Sentado como estaba en un banco sufrió una especie de alucinación. Se trataba sin duda de la última estación de una línea olvidada. Le pareció oír un lejano murmullo de voces procedente de un viejo y maltrecho túnel que ya estaba fuera de servicio. Se quedó en silencio y sin moverse durante unos minutos, tratando de discernir si eran voces reales o más bien producto de su ahora malograda imaginación.

 

Como atraído por un imán invisible saltó a las vías y con paso vacilante se internó en las fauces del dragón dormido. Mientras caminaba miraba atrás de vez en cuando, pues allí no había luces de señal alguna y el único sol que iluminaba eran los viejos tubos fluorescentes de la estación que había quedado a su espalda.

Al poco rato la noche fue total. Sam caminaba ahora sobre uno de los raíles, su única guía en ese pozo de tinieblas, al tiempo que las inquietantes voces se aproximaban a cada paso dado. Percibió una débil y parpadeante claridad en la lejanía. El corazón le palpitaba con furia.

 

subway11 Cuando Sam llegó al final del túnel creyó hallarse en las puertas del Hades. Nunca había visto, ni si quiera en el mundo del arte, escena tan propia de Dante. Era un gran espacio que ardía en llamas y olía a cloaca y a perros muertos. Encontró allí a los responsables de la vocinglería. El contraste de la luz amarillenta de las llamas con la negritud de las tinieblas –tenebrismo puro –convertía a aquellas criaturas en seres monstruosos, en verdaderos servidores de Lucifer.

 

Sam se hallaba paralizado por el terror, y a punto estuvo de emprender una huida a ciegas que lo apartara de aquel horror indescriptible. Aún así le pudo más la curiosidad y se quedó inmóvil, como estatua de sal, en medio del Infierno. A fin de cuentas su abominable aspecto no desentonaba para nada en ese grotesco baile de máscaras. De hecho nadie parecía haberse dado cuenta de su descarada aparición, tan enzarzados como andaban en gritos y algarabías. ¿O quizá sí?.

 

Notó como unos ojos pequeños y negros, como de rata, se habían clavado en él. Se trataba de un mendigo, con melena y barbas canosas y desaseadas, vestido con harapos, que a tragos muy seguidos bebía nerviosamente de una botella envuelta en una bolsa de papel. Estaba sentado junto a un bidón en cuyo interior ardía el fuego…

 

-¿Por qué has venido? –le preguntó el mendigo con voz aguardentosa.

 

– Oí el ruido y…

 

-¿Qué se te ha perdido aquí? –le interrumpió -¿por qué no te pierdes por ahí?

 

– Llevo días sin hablar con nadie…

 

– Dejadme en paz, maldita sea, ¿qué os he hecho yo?. Dejad a este decrépito viejo en paz…

 

Sam se fue con la intención de volver. Era un sitio asqueroso pero al menos había encontrado a alguien que 1717624354_4fb18e85bfcomprendía su demencia. Al llegar al lugar donde guardaba sus “pertenencias” le llamó la atención una foto suya que aparecía en las páginas arrugadas de un periódico abandonado. Lo cogió. A pie de foto se leía:

 

Samuel Davo, uno de los más prestigiosos y célebres publicistas de la ciudad ha sido asesinado. Su cuerpo ha sido hallado en las vías del metro con evidentes signos de violencia. La policía no descarta el robo como posible móvil de tan brutal crimen.”

Crítica de cine

12 noviembre, 2008

EL TIGRE Y LA NIEVE

FICHA TÉCNICA                                                                                    el-tigre-y-la-nieve

Título: El tigre y la nieve

Dirección: Roberto Benigni

Fotografía: Fabio Cianchetti

Canción original “You can never hold back spring” de Tom Waits y Kathleen Brennan

Música: Nicola Piovani

Historia original y guión: Vincenzo Cerami y Roberto Benigni

Producción: Nicoletta Braschi

Interpretación:

Attilio de Giovanni: Roberto Benigni
Fuad: Jean Reno
Vittoria: Nicoletta Braschi
Él mismo: Tom Waits
Nancy Browning: Emilia Fox

Comedia Italiana
Duración: 114 minutos
Año: 2005

TRAILER


ARGUMENTO

tigerandthesnowthe-image-1888Attilio es un poeta y profesor universitario de poesía en la Universidad para Extranjeros de Roma. Estamos en el año 2003; la guerra de Irak no ha empezado todavía, aunque se palpa en el ambiente su próximo comienzo. Attilio parece vivir completamente en su mundo, encerrado en su torre de marfil, donde sólo se oyen las voces de los poetas que más le gustan. Tiene cierta reputación literaria. Ha publicado recientemente su última colección de poemas, El tigre y la nieve, que ha tenido una buena acogida tanto de la crítica como por parte de los lectores de poesía.

Los acontecimientos cotidianos apenas hacen mella en él: de noche sólo sueña con una mujer con la que se desea casar. El nombre de la mujer es Vittoria y, en la vida real, ella no quiere saber nada de él. De hecho, ella se exaspera con las constantes atenciones de este hombre que nunca cesa de declarar su imperecedero amor por ella. Attilio la sigue a todas partes, la vigila, le promete amor eterno y se lanza a sus pies. Pero cuanto más le presiona, ella más se resiste. Vittoria también forma parte del mundillo literario: en este momento se encuentra escribiendo la biografía del poeta iraquí más importante de la actualidad, que ha vivido durante años en París y que está preparando su regreso a su hogar en Bagdad.

Un día, Attilio recibe una llamada del poeta iraquí, ahora de regreso en Bagdag. Tiene terribles noticias. Vittoria, que viajó a Irak con él para completar su biografía, ha sufrido heridas graves en una de las incursiones aéreas anglo-americanas y se encuentra a las puertas de la muerte.

Attilio no lo duda ni un segundo. Removiendo cielo y tierra, logra llegar hasta Irak ese mismo día, formando tigerandthesnowthe-image-1894parte de una delegación de la Cruz Roja. A través de una mezcla de suerte y cabezonería e inspirado por su apasionado amor hacia Vittoria, logra entrar en contacto con el poeta iraquí y averiguar el hospital al que ha sido llevada Vittoria. Inconsciente, más muerta que viva, la mujer de sus sueños está abandonada en un rincón de un hospital que no cuenta con las comodidades básicas necesarias, ni medicinas de ningún tipo. La situación es desesperada. Para tener una posibilidad de sobrevivir, Vittoria necesita una medicina que reducirá la presión del edema cerebral que está poniendo en peligro su vida. Dado que no hay nada disponible allí mismo, Attilio se sumerge en la ciudad en busca de la medicina, encontrando únicamente farmacias abandonadas y ruinas. Sin embargo, rehúsa abandonar toda esperanza. Localiza a un viejo químico iraquí que le da una tosca receta casera para el ansiado remedio.

Finalmente, tras correr de aquí para allá entre edificios que se caen y bombas que explotan, habiendo plantado cara a todo tipo de horrores y desastres de la guerra, tiene que vérselas con controles de carretera, campos de minas y saqueadores. Attilio logra alcanzar su objetivo y salvar la vida de Vittoria. La coloca en el hueco que queda bajo una de las escaleras del hospital. No sólo ha conseguido la medicina que ésta precisa, sino también oxígeno y goteros nutricionales. Cuando no está corriendo a la búsqueda de suministros, está cuidando de su amada, la cual es incapaz de darse cuenta de lo que está haciendo por ella, pues sigue inconsciente.

tigerandthesnowthe-image-1886El poeta iraquí es ahora el compañero de fatigas de Attilio en sus andanzas; se da cuenta de que para su amigo y colega, una única vida es tan importante como la vida de todo un país. Cuando Vittoria al final abre los ojos de nuevo, Attilio ya no está a su lado; ha sido capturado por las tropas americanas, pues su presencia ha sido revelada por el incesante sonar de su teléfono móvil.

Una vez recuperada, Vittoria regresa a Italia; mientras Attilio, quien ha sido tomado por un soldado enemigo, termina en prisión. Pero al final logra volver a casa sano y salvo. Se encuentra con Vittoria, quien no tiene ni idea de que fue salvada por su estrafalario pretendiente. Y hay algo seguro: Attilio nunca se lo dirá…

COMENTARIOS

“Película muy bonita. Su influencia es muy buena. Te enseña a no rendirte en la vida y que por muy mal que se pongan las cosas no hay que perder la esperanza y siempre sacarle el lado bueno a todo”.

Moisés Pérez Hernández 4º ESO B

“ La película me ha parecido interesante: a la vez triste y cómica. Lo que más me ha llamado la atención ha sido como el protagonista da casi su vida por el amor que tiene a Vittoria aunque sabe que ella no le quiere. El final no me ha gustado, me ha parecido sosa y sin mucho sentido”.

Rocío García Tierra 4º ESO A

“ La película me gusta porque transmite buenos sentimientos. El protagonista me encanta por su forma de tigerandthesnowthe-image-1891ser, de pensar, etc. Te recomiendo la película para que la veas”.

Patricia Aljarilla Martos 4º ESO A

“ Es una película interesante, bonita y con muchos valores. Te da qué pensar. El final no me ha gustado porque es como si no tuviese final”.

Ainoha Guerrero Martínez 4º ESO A

“ Me gusta porque nos demuestra el sentido que tiene en nuestras vidas el amor verdadero y lo que se puede llegar a hacer por que todo le vaya bien a la persona que se ama”.

Mª Dolores Borde Vigo 4º ESO A

“ La película me ha parecido muy buena y con un mensaje de amor hacia la mujer, ya que no deja de insistir al buscarla y no quiere perderla. El final no es muy bueno pero el mensaje principal que quiere transmitir sí”.

Manuel José Lozano Navarro 4º ESO A

“ Esta película tiene un valor muy grande por la gran valentía y coraje que desprende el protagonista al proteger y dar todo por la mujer a la que ama, expuesto a todo tipo de peligros”.

Ismael Herrerías Fernández 4º ESO A

tigerandthesnowthe-image-1896“ Personalmente yo creo que de esta película se pueden sacar muchos valores:

  • La perseverancia: el protagonista te enseña que la perseverancia te puede ayudar a conseguir lo que buscas. En la película este valor le ayuda a entrar en un país en guerra para encontrarse con su mujer y salvarla cuando todos la creían muerta.

  • El amor: todo lo que hace el protagonista es por recuperar a Vittoria. Es capaz de arriesgar su vida por salvar la de ella.

  • Anhelo vital: sus ansias de vivir con Vittoria le hacen incrementar sus posibilidades como poeta y su creatividad. Su amor por la vida es ilimitado.

  • Valentía: le permite emprender su viaje a Irak y vencer todos los obstáculos para salvar a Vittoria”.

Juan Avilés Milán 4º ESO A

“ La película como tal no está mal pero es más importante el valor que te enseña a lo largo de toda ella que la película en sí. Ese valor de valentía es muy importante”.

Pablo Herrerías Fernández 4º ESO A